viernes, 14 de febrero de 2014

Evolución de la ELA

Siendo la misma actúa y aparece de diferentes maneras, el daño ocasionado al final es el mismo.
Tenía cuarenta y ocho años, un día leyendo un escrito el que dedique  a una persona en el día de jubilación, noté como la lengua se trababa y la boca me hacia un mal gesto. No quise darle la mayor importancia y me lo guarde para mi, pasaban los días y el problema se iba acentuando, fue entonces cuando di la voz de alarma, se lo comenté a mi mujer lo que me estaba ocurriendo y a renglón seguido nos fuimos al ambulatorio para que me viera el médico, una vez le comenté lo que me pasaba me mandó directamente al neurólogo.
La espera de la visita se hizo larga pero por fin llego el día, le comenté al doctor lo que me estaba pasando no lo dudó un momento tienes que ingresar en en hospital  para hacerte unas pruebas.
Una vez  tuvieron los resultados, supieron que se trataba de una enfermedad llamada ELA, a todas las personas no le empieza de la misma manera.

Me comentó que a mi me había empezado por la zona de la garganta lo que me impediría hablar y comer, efectivamente no se había equivocado iba tal como me había dicho.
Tuve que dejar de trabajar y empezar una nueva vida era cuestión de mirar hacia delante, fue entonces cuando me volqué en hacer bicicleta para despejar la mente. Y bien que lo aproveché pude hacer dos veces el camino de Santiago, la primera Roncesvalles - Santiago, la segunda vez Burgos - Santiago, y dos veces Tarragona -Zaragoza.
Las cosas ya no eran como el primer día, me tuvieron que poner una PEC por el tema de alimentación e hidratación y para dormir necesitaba la ayuda de una máquina que me ayudara a respirar. Para llegar a esta situación transcurrieron unos tres años, también me hicieron abuelo por partida doble, esos niños que me cambiaron la vida, me volqué en ellos en cuerpo y alma, los padres trabajaban y los abuelos le echábamos una mano, recuerdo de ir a buscarlos por la mañanas a su casa, les daba de comer, los cambiaba, todo lo que había que hacerles se lo hacía. Iba pasando el tiempo y las fuerzas el los brazos se estaban perdiendo y conducir se me hacia muy difícil, tuve que dejar de cuidar a mis niños.
A todo esto mi hija se casó y la enfermedad me permitió llevarla del brazo hacia el Altar, siempre había soñado con ese momento. Hace unos meses me hicieron abuelo otra vez de una niña preciosa la que me tiene el corazón partido, es tan risueña, simpática que me la comería, a ella no he podido darle de comer, ni bañarla, ni cogerla por mi mismo en brazos no tengo fuerzas para ello,  eso si que me duele, no poder cogerla como yo quisiera.
He perdido todas las fuerzas de los brazos y ahora han empezado la debilidad en las piernas, la estabilidad la pierdo con facilidad, salgo todos los días andar un poco eso sí despacio es cuestión de seguir ejercitando las para que no se duerman antes de tiempo.
Esa es mi situación actual cuando llevo seis años con la ELA, iré contando la evolución de la misma por sí alguien le pudiera interesar, yo muchas veces me consuelo pensando que hay cosas peores encima tengo que dar gracias,
Ánimo para todos los enfermos sea cual sea su enfermedad.


13 comentarios:

  1. Infinitas gracias Jesús por tu generosidad. No tengas la menor duda de que nos interesa y ayuda a muchos: pacientes, médicos, y a todo aquel que tenga la suerte de leerte. Un enorme abrazo Marisol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, llevo seis años con ella y visto que era el momento de compartirlo. A mi los escritos de otras personas también me ayuda.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Claro que nos interesa Jesús. nos puede pasar todos, y está bien que conozcamos algo de esa jo**da Ela que se ha encariñado contigo.
    Lo que disfrutarías llevando a tu hija del brazo ese día ;) Que feliz se te ve con tu nieta. Cuantos malos momentos te quita.
    Un beso, bueno dos dale tú uno a esa niña tan guapa.


    ResponderEliminar
  3. Después de la mala noticia de la ELA, he vivido momentos que ya no podrá quitarme por mucho que corra.
    Muchas gracias, un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Sigue escribiendo sobre ella Jesús, seguro que tus experiencias con esa mala compañera le serán útiles a muchas personas.
    A pesar de no haber podido cambiar a tu nieta ni cogerla en brazos, la llevas junto a tu pecho y ella siente tus emociones.
    Besos para los dos

    ResponderEliminar
  5. Gracias,Jesús,por tu visita a mi blog y bienvenido al mundo Blogger.Espero que te ayude, como a mi, a dejar esos malos momentos que todos llevamos dentro,
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola Jesús, vaya como he metido la pata al contestar tu comentario!! Te confundí con otra persona.
    Bienvenido a la red de blogueros !! Tenemos mucho en común!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Jesús, vuelvo por aquí otra vez para saludarte y ver como estás. Tengo que agradecerte tu generosidad al compartir de esta forma tu enfermedad. Y te felicito por la familia que te rodea, ¡¡cuantos acontecimientos felices te han proporcionado!!.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Hola Luz, lo mismo que yo leo en otros blog y me ayudan a ver las cosas con otros ojos, yo intento contar lo mío por sí alguien le sirve de algo. Esta enfermedad como otras con una buena familia detrás no es tan dolorosa.
    Un abrazo y muchas gracias

    ResponderEliminar
  9. Eres y siempre serás el mejor abuelo y padre del mundo!!

    ResponderEliminar
  10. solo quiero decirte que esa fuerza y ánimo que te deseo la envío también a tus nuevas amistades blogueras, a todos los que están en tu misma tesitura. Un abrazo para tod@s.

    ResponderEliminar
  11. Muchas grácias Jesus por contarnos tus momentos malos peró también los buenos.
    Sin duda esa fuerza que transmites ayuda mucho a gtodos los que tienen "algo" que les altera la vida, peró también a los que no.
    Un fuerte abrazoi y hasta pronto

    ResponderEliminar
  12. Escribir tu historia demuestra que eres generoso. Hay cualidades que ayudan a vivir y tu debes de tener unas cuantas además de la generosidad, así que GRACIAS.

    ResponderEliminar